La selección española disputará en Rusia su decimoquinto Mundial, en la que será la vigésimo primera edición del torneo más prestigioso, tras una perfecta fase de clasificación sin derrota con Julen Lopetegui al mando, nueve victorias y un empate, con un balance de 36 goles a favor y tan solo tres en contra.

España cerró su fase de clasificación con un nuevo triunfo, 0-1 en Israel con tanto de Asier Illarramendi, en un partido que encaró con la tranquilidad de tener certificado su pase al Mundial, mandando a Italia a la repesca.

En los últimos 44 años, la selección española solo se ha perdido el Mundial, el que se disputó en Alemania en 1974. El conjunto que dirigía Ladislao Kubala tuvo que jugar un desempate en el Waldstadion de Fráncfort ante Yugoslavia y sucumbió por 1-0 con un gol de Josip Katalinski.

España había estado ausente de otros cinco mundiales por distintas razones: Uruguay’30, Francia’38, Suiza’50, Suecia’58 y México’70. Pero desde la edición de Argentina’78, también con Kubala en el banquillo, no ha faltado a su cita con los mundiales, sin protagonismo apenas hasta que se proclamó campeona en Sudáfrica’10 con Vicente Del Bosque en el banquillo, quien recogió con éxito el testigo y el camino iniciado por Luis Aragonés con la consecución de la Eurocopa 2008, revalidada en 2012.