En el programa José Vicente Hoy, transmitido por Televen, reseñó que esa posición dual ha quedado demostrada en los obstáculos para la prosecución de las conversaciones con el Ejecutivo, pues la dirigencia opositora no está dispuesta a sentarse con el gobierno ni con el chavismo civilizadamente para abordar los problemas del país.

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, “desde que llegó al poder (en 2013) ha insistido en dialogar en todo momento y oportunidades pero la respuesta de la oposición siempre ha sido el desplante, la burla, la negativa arrogante”, reseña la Agencia Venezolana de Noticias en su portal web.

Con esas acciones, se evidencia que el antichavismo impulsa “un plan que no contempla la paz, le huye al diálogo deliberadamente, es un plan que engaña al país al ser presentado por sus autores, cuando sus planes se basan en la violencia, que busca como único objetivo derrocar al Presidente electo por el pueblo”.

Sin embargo, agrega Rangel, a la hora de defender semejante actitud se salen por la tangente y mienten descaradamente, con lo cual en esta materia se torna evidente que la verdad es la baja principal en el debate.

“El plan de la oposición se basa en la violencia, la utilización de la legalidad democrática para arremeter contra ésta, contra la autoridad legítimamente constituida”.